Banderillas Revaloradas por Uriel y Pablo

Por Luis HERNANDEZ

Hacía mucho tiempo que el tercio de banderillas no adquiría la dimensión de la grandeza; vamos, como que se había encasillado al trámite y al quéhacer cumplido de los subalternos, sin importar colocación, sino brevedad.

Hoy en manos de Uriel Moreno “El Zapata” y el rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza van del tenor de lucimiento a la máxima expresión del espectáculo, tanto a pie como a caballo.

Por varios años, ellos las fincaron en la interpretación. Así los pudimos ver en cuarteos, sesgos y quiebros; después vendrían las de poder a poder, tercio a tercio, hacia los adentros o hacia fuera.

La diferencia es que sobre esas bases, ahora, en manos de ellos, adquieren el tinte del sello, pero lo que es mejor, están quintadas en propiedad, por su auténtica personalidad.

Uriel mismo lo ha asentado: “yo no sé si me veo estético, si hago gestos o tengo cuerpo de torero; lo que aseguro es que toreo como lo siento”.
Y le ha bastado su par “Monumental” para causar impacto, admiración y reconocimiento, a partir del reciente 17 de enero, por ejecutarlo frente a todo un banderillero espectáculo, el español David Fandila “El Fandi”, en la plaza más grande del mundo.

Lo repitió el pasado domingo, y de mejor manufactura, frente a otro amo del segundo tercio, Pablo. Y en ambas actuaciones, la vuelta al ruedo ha sido, una fiesta consgratoria del tercio intermedio, entra capa y muleta.

Muy al margen del manejo de cabalgaduras, variedad de pasos y suertes, el tercio de banderillas en Hermoso de Mendoza es el de mayor durabilidad, pues le permite instrumentarlo con diferentes caballos, por las condiciones del toro.

Alguno por el aguante, el otro por la brega; también lo maneja por el galleo, la valentía y no queda atrás el corcel artista: Vamos, hasta se penetra en el recuerdo al saber cada uno de los nombres; todos, en su mayoría, al recuerdo de grandes toreros.

A una o dos manos, con banderillas largas o cortas, previo cite en pasos de alta escuela; el más reciente, “Tierra-tierra”. Todo en brillo.

Pablo estaba dudoso de la entrada del domingo pasado en la México, pues anhelaba un alternante de peso, como en las presentaciones de sus coterráneos, José Tomás y “El Juli”; ambos alternaron con Arturo Macías, el imán de la taquilla mexicana.

Tras el entradón que registraron el domingo, aunque todos se cargan hacía el estellés, la sonrisa de satisfacción lo dice todo, ese “Par de la Monumental”, pesa.

Lo mejor es la revaloración al segundo tercio, que las actuaciones de esta dupla van para arriba.

~ por ciudadtaurina en febrero 23, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: