ARTURO MACÍAS, HERIDO EN CORRIDA DE MÉRIDA

Por Juan ALVAREZ, corresponsal/Foto: Roberto Espitia

José Luis Angelino, cortó una oreja en la Mérida
Mérida, Yucatán, 7 de febrero de 2010.- El diestro hidrocálido Arturo Macías resultó herido en el marco
de la tercera corrida de la temporada en la plaza Monumental de Mérida, tarde en la que el tlaxcalteca, José
Luis Angelino se erigió triunfador, tras el corte de una oreja.

Las razones del paso arrollador de Macías durante la presente temporada, quedaron de manifiesto durante la
corrida de este día en la que, sin demagogias, con verblo claro de capotes y muletas, terminó por jugársela
con el complicado toro de Villa Carmela, que al final lo mandó a la enfermería.

Con el que hizo tercero -primero de su lote-, el torero hidrocálido se jugó la piel desde el mismo instante
en que se abrió de capa.

Cadenciosas fueron las verónicas, y temerarias y verticales las gaoneras del quite, con el toro
acostándose, avisando que vendería caro cada una de sus embestidas.

Más el torero ni se arredró. Echado para adelante, aguantó a pie firme las malas embestidas del manso,
poniendo la cuota, hasta echarse a la bolsa a los aficionados.

Sobra decir que el de Villa Carmela no valía. Un toro siempre viendo por arriba del estaquillador, sabiendo
lo que se dejaba detrás, lo que no fue óbice para un arrimón. Y Macías lo consumó para torear por ambos lados,
aguantando tarascadas, hasta que vino el percanse.

Al intentar un natural, el toro se quedó a la mitad de la suerte, con la cabeza arriba, infiriéndole la cornada.

En otro desplante de valentía, con un torniquete en la herida, el torero se quedó hasta matar a su enemigo,
al que despachó de estoconazo y un descabello. La recompensa a la entrega: la ovación que le tributaron los
aficionados cuando se dirigía a la enfermería.

El triunfador del festejo fue el tlaxcalteca José Luis Angelino, quien tuvo momentos de verdadera relevancia
con el capote en sendos quites por chicuelinas con sus dos enemigos. El primero lleno de reciedumbre y quietud
y el segundo, pleno de cadencia, profundidad y manos bajas.

Con su primero y luego del quite citado en el que torear más cerca no se podía, volvió a hacer albergar
esperanzas al ejecutar un toreo de buen trazo y en la que si algún reproche cabría sería la brevedad de sus
tandas, ahogando por momento el olé que ya iniciaba.

El toro carecía de continuidad, por lo que la faena se desarrollo entre intermitencias; no obstante, enderezó
el vuelo con certera estocada, que al final le valió erigirse como el triunfador del festejo.

Con su segundo logró sus mejores momentos. Más cruzado y con la muleta tapando la cara de su antagonista,
el coleta dio paso a muletazos sobresalientes que terminaron por sacar del tedio a los aficionados, luego
de más de media hora para regresar a los corrales al toro titular que el juez Ulises Zapata, equivocadamente
declaró “inutilizado”, tras rematar de lleno en un burladero.

Por lo que toca al francés Juan Bautista, se deben destacar sus pinceladas de arte durante toda la tarde. De
entrada, con su primero, de buen lado derecho, pero que poco o nada quiso por el izquierdo.

Rebrincado de inicio, el morito puso a prueba al diestro galo que, con base en aguante, metió a su enemigo
en el canasto, hasta alcanzar momentos destacados. Ahí quedaron dos derechazos y un trincherazo. Mató mal
y sólo le ovacionaron.

Con su segundo, también lo intentó, más lo mejor de su actuación llegó con el que le correspondía a
Arturo Macías. El mejor toro de Villa Carmela, al que terminó por enroscarse en la cintura. Muy entregado
el toro y a gusto el torero, para una faena plena de verticalidad y detalles de subido nivel. Una pena sus fallos con la espada. Sin duda que se hubiera llevado un par de orejas a su espuerta.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza Monumental de Mérida. Tercera corrida de la temporada.
Entrada: dos tercios de plaza, se lidiaron seis toros de Villa Carmela, justos de presentación y juego desigual.
El quinto fue devuelto erróneamente por el juez Ulises Zapata, al declararlo “inutilizado” tras rematar en un
burladero y un sobrero de Celia Barbabosa, de buen juego.
Juan Bautista (bugambilia y oro), ovación, ovación y ovación en el que despachó por Macías; José Luis Angelino
(azul rey y oro), una oreja y ovación; Arturo Macías(obispo y oro), Ovación cuando se dirigía a la enfermería.

~ por ciudadtaurina en febrero 7, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: